¿Qué hacemos?

Programa “Sentirse bien = Integrarse bien
Promoción de la Salud de las Mujeres Inmigrantes”

Grupos de salud

“El programa Sentirse bien = Integrarse bien. Promoción de la Salud de las Mujeres Inmigrantes” financiado por la Dirección General de Migraciones y el Fondo de Asilo, Migración e Integración, pretende mejorar el bienestar de las mujeres inmigrantes por medio de acciones de prevención y promoción de la salud biopsicosocial: prevenir los efectos que tiene el proceso migratorio en la salud de las mujeres inmigrantes y promover estilos de vida más saludables.

Beneficiarias
Mujeres inmigrantes, nacionales de terceros países con autorización de residencia en España

Lugar de Ejecución
Castilla y León (Salamanca) y Comunidad Autónoma de Madrid

Objetivo General:

OG. Mejorar la salud y las condiciones de vida de las mujeres inmigrantes, al mismo tiempo que se facilita su integración.

Objetivo específico:

O.E. Favorecer el bienestar bio-psico-social de las mujeres inmigrantes a través de acciones de prevención y promoción de la salud.

Objetivos Operativos:

  1. OO1- Mejoradas las habilidades de afrontamiento, el desarrollo de autonomías personales y el manejo de recursos sobre salud de las mujeres inmigrantes a través de una atención individualizada.
  2. OO2- Ampliadas y promovidas las redes de apoyo social de las mujeres inmigrantes a través del trabajo grupal, al mismo tiempo que se mejoran los hábitos de vida saludable y de autocuidado.
  3. OO3- Aumentado el bienestar psicológico de las mujeres inmigrantes mejorando la posibilidad de afrontar situaciones y emprender nuevos proyectos de vida a través del trabajo grupal.
  4. OO4- Promovidas las relaciones materno-filiales comunicativas y funcionales que prevengan relaciones familiares conflictivas.
  5. OO5- Cumplidos los criterios de gestión de proyecto que asegura la consecución de los resultados del programa y que promueve el trabajo en red con personal voluntario y entidades sociosanitarias.

Actividades del programa

  • Atención y asesoramiento: espacio individual de atención e información sobre temas relacionados con la salud de las mujeres inmigrantes.
  • Apoyo psicológico individual (sólo en Madrid): espacio de confianza y acompañamiento individualizado dirigido a disminuir el malestar psicológico e incrementar los recursos personales de las mujeres inmigrantes.
  • Grupos de salud para mujeres inmigrantes: espacio grupal dirigido a potenciar la salud de un modo integral, y reforzar la red social de apoyo afectivo de las mujeres inmigrantes.
  • Apoyo psicológico grupal: se crearán grupos de promoción de la autonomía y crecimiento personal, al mismo tiempo que aprenderás técnicas para reducir el malestar psicológico común en algunas mujeres inmigrantes (estrés, ansiedad, depresión, duelo migratorio, etc.).
  • Relaciones interinstitucionales: trabajamos en red con diferentes profesionales sociosanitarios para promover una atención de calidad.
  • Sesiones de salud familiar: encuentros de convivencia en verano para mejorar el vínculo entre madres e hijas/os a través de la expresión emocional y actividades de confianza.

Contacto
Federación Mujeres Progresistas
Teléfono en Madrid: 91 539 02 38 (ext.2)
Teléfono en Salamanca: 923 21 19 00
Correo electrónico: salud@fmujeresprogresistas.org

La Federación de Mujeres Progresistas de Castilla y León, es una organización no gubernamental, sin ánimo de lucro, de carácter autonómico y fundada el 6 de noviembre de 1989. Forma parte de la Federación de Mujeres Progresistas de carácter estatal.

 

7 de abril, Día Mundial de la Salud

Nota de prensa de la FMP
La Federación de Mujeres Progresistas recuerda en el Día Mundial de la Salud los costes psicológicos de las mujeres migradas

En el Día Mundial de la Salud, desde la Federación de Mujeres Progresistas, a través del programa “Sentirse bien = Integrarse bien. Promoción de la Salud de las Mujeres Inmigrantes”, financiado por la Dirección General de Migraciones y el Fondo Europeo para la Integración; queremos hacer un llamamiento sobre la importancia de seguir invirtiendo en políticas de promoción y prevención de la salud como herramienta de trabajo para lograr una sociedad sostenible, equitativa y saludable en la población tanto autóctona como de origen extranjero.

En este sentido, queremos hacer una reflexión acerca del fenómeno de la inmigración de las mujeres desde una perspectiva basada en la persona, teniendo en cuenta por un lado la gran cantidad de pérdidas que supone dejar el país de origen dando lugar a diferentes malestares que afectan a su salud, y por otro, el sobreesfuerzo que se ha de realizar por la integración en el país de acogida para minimizar su impacto.

En el acercamiento al estudio y comprensión a los movimientos migratorios, se puede observar como éstos son identificados desde diferentes puntos de vista, económicos, de empleo, demográficos, políticos, etc.; pero, más allá de los números, tenemos que hablar de personas y las consecuencias que tiene para la salud el hecho de enfrentar pérdidas como las vividas durante el proceso migratorio.

Es una realidad aceptada que la migración se considera una situación de «crisis». Ese nuevo entorno y la separación de los seres queridos hace que la persona pueda experimentar un proceso de duelo específico al que llamamos duelo migratorio. Éste es un proceso de duración variable por el que la persona debe reorganizar su mundo interior, ajustando las nuevas demandas del entorno y elaborando las pérdidas que conlleva la migración. Además, el duelo migratorio produce una disminución de la autoestima y la imagen social por todos esos cambios y nuevas situaciones que hay que integrar. La decisión de emigrar no es fácil, ya que supone un importante esfuerzo que conlleva cambios y pérdidas. Todo ello, puede suponer un coste para la salud mental de las personas inmigrantes, especialmente si no disponen en los momentos iniciales de ayuda que les permita elaborar adecuadamente el duelo pudiéndose convertir en un duelo patológico con importantes secuelas en su salud psico- fisiológica.

En el caso de las mujeres es importante además considerar la carga añadida que conllevan los mensajes de género recibidos, ya que la ruptura de estos vínculos afectivos es vivida con una fuerte culpabilidad, sobre todo cuando esta separación incluye a los hijos e hijas a pesar de que, por lo general, estas mujeres inician el proceso migratorio como medio para alcanzar un futuro mejor para todas las personas de su entorno. De este modo, es importante desterrar la culpa y que su lugar lo ocupe el respeto hacía la valentía, fortaleza y ganas de mejorar de las mujeres que deciden emigrar.

Según lo expuesto, resulta de vital importancia que las personas que migran en general, y las mujeres migrantes en particular, dispongan de recursos adecuados a sus necesidades con el fin de poder elaborar de un modo saludable los diversos duelos por los que tienen que pasar, de tal modo que su salud bio- psico-social se resienta lo menos posible, y esto se traduzca en una mejor adaptación e integración en la sociedad de acogida, lo que sin duda redundará en un beneficio mutuo, puesto que en definitiva...

....“sentirse bien es integrarse mejor”.

Nota de prensa completa en PDF

 

más actividades >>>